viernes, 16 de marzo de 2012

La Bici en Cuenca ¿Cuestan las cuestas?

Pese a que en España todavía queda mucho que hacer en materia de movilidad sostenible, el incremento de ciclistas urbanos es un hecho que no podemos negar, incluso en nuestra ciudad, donde cada vez más gente opta por usar la bici como medio de transporte principal.

Cuenca es una ciudad con una extensión ideal para el uso de la bici, ya que la mayoría de recorridos dentro de la ciudad no superan los 5 km. Aunque si es cierto que Cuenca es una ciudad que cuenta con un número considerable de cuestas, la mayoría suelen ser de poca pendiente y corta duración. Por otro lado, en sitios como Berna, Basilea y otras ciudades de Suiza hay muchas calles con pendientes de hasta un 7%, y aun así tienen un uso notable de la bicicleta.

Fijándonos en estos ciclistas urbanos conquenses que vemos cada vez con más frecuencia pedaleando por nuestra ciudad, pronto nos damos cuenta de que no son ciclistas profesionales, ni sus bicis son de competición. Entonces, ¿cuál es su secreto? A continuación te damos unos consejos para que las puedas superar sin problemas:

1) Selecciona una marcha cómoda. Hoy en día casi todas las bicis cuentan con marchas y si seleccionamos una marcha cómoda (platos más pequeños y piñones más grandes). cuando llegue una cuesta, nos daremos cuenta de que podemos subirla sin apenas esfuerzo. Unas ruedas con un relieve sin tacos también te ayudarán a realizar menos esfuerzo.


2) Ten paciencia. En las cuestas no podemos ir a la misma velocidad que por terrenos llanos, pero por suerte su duración en Cuenca suele ser breve. Por tanto, ten paciencia, pedalea tranquilo y selecciona una marcha cómoda. Aunque al principio te cueste más, verás que con el tiempo subes las cuestas sin apenas esfuerzo conforme vayas estando más en forma. Si la pendiente es muy pronunciada, puedes bajar de la bici y caminar junto a tu bici hasta llegar a la cima.


3) Busca recorridos alternativos. Mucha veces las cuestas se pueden evitar dando un pequeño rodeo por una ruta alternativa.


4) Sé positivo. Cuando subes una cuesta, piensa que luego se convertirá en una bajada a la vuelta.


5) Pedaleo asistido. Con los consejos anteriores no se deberían resistir casi ninguna cuesta dentro de nuestra ciudad. Pero si aún así te sigue costando subir alguna cuesta y no quieres bajar de la bici, en el mercado existen bicis que te ayudan a pedalear mediante un pequeño motor que funciona con una batería. Cuando subas cuestas, activando el motor sentirás como si te fueran empujando y el esfuerzo que tendrás que hacer será mucho menor. Aunque su precio es más elevado que el de una bici corriente, a la larga ahorrarás dinero, ya que no tendrás gastos de gasolina, seguro, impuestos, etc.


Con todos estos consejos, casi ninguna cuesta de Cuenca se te debería resistir. Tal vez la mayor dificultad podría residir en subir a la parte antigua. En Cuenca en Bici pensamos que este recorrido en particular se podría solucionar mediante la combinación bici+transporte público, permitiendo a las bicis subir a los autobuses o incluso incorporando soportes especiales, como se hace en muchas otras ciudades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario